¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

miércoles, 4 de julio de 2012

Plateresco (tema)

El arte incierto y, sobre todo, ecléctico que se desarrolla en el siglo XVI, concretamente entre 1492 y 1527, en España puede recibir diferentes denominaciones: estilo Cisneros, Prerrenacimiento, Protorrenacimiento o Plateresco.
Dentro de este periodo, la historiografía ya tradicional ha denominado a la arquitectura que se realizó durante el segundo tercio del siglo XVI de Plateresco purista por su mayor pureza decorativa para establecer en el último tercio el desarrollo del llamado estilo herreriano, promovido por Juan de Herrera y Felipe II.
Pero el llamado plateresco no constituye un estilo arquitectónico en sí mismo considerado, sino una forma o tendencia interpretativa del Renacimiento quattrocentista italiano más o menos tosca e indocta, pero sin prescindir totalmente de la tradición entonces “moderna” del gótico hispano flamenco y de las nuevas corrientes ya amaneradas que procedían de la misma Italia y especialmente de Milán y Nápoles. Viene a ser una de sus diversas interpretaciones casi regionales, caracterizada porque su arquitectura resulta especialmente decorativa y no estructural, y porque tampoco carece de cierto sentido figurativo y hasta emblemático en ocasiones. El Plateresco es, en esencia, un eclecticismo híbrido y ya historicista.
Se ha caracterizado a la arquitectura plateresca por el empleo de una serie de elementos ornamentales más o menos singulares, donde lo clásico también se encuentra y une con la decoración propia del gótico, combinándose entre sí. Todos estos elementos ornamentales se aplicaban a estructuras aún preferentemente góticas, donde, sin embargo, ya se empleaban a veces soportes clásicos como arcos de medio punto y hasta órdenes arquitectónicos.
Por “estilo Cisneros” se ha considerado historiográficamente a la tendencia artística en la cual se produce el fenómeno híbrido de unión de motivos decorativos propios del Renacimiento italiano y lo mudéjar y hasta de lo árabe, no existiendo, o pasando desapercibido, el componente gótico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario