¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

lunes, 9 de julio de 2012

Incidencia de la arquitectura renacentista italiana en Europa (tema)

La historiografía suele admitir la denominación de arte del Renacimiento para referirse de un modo global a la práctica artística desarrollada en Europa en el siglo XVI. El siglo XV queda, como norma y excepto en Italia, vinculado al arte gótico final en calidad de última manifestación de la Edad Media.
Pero realmente, la arquitectura renacentista se dio en Italia y de una forma total y concreta tan sólo surgió y se desarrollo en Florencia y Roma. El resto de Europa participó de este movimiento cultural que tuvo al Humanismo como eje sustancial, pero lo hizo desde diversas perspectivas y con matices diferentes. Apareció un cierto eclecticismo entre la práctica arquitectónica existente en cada reino y la importada desde Italia, sin renunciar, así, a las formas propias de cada país que proporcionaban la especificidad frente a la universalidad del sistema clásico.
Por tanto, el Renacimiento tuvo notas comunes y aspectos diferentes en cada Estado, pudiendo hablar realmente de diversos clasicismos que siguen unas líneas generales comunes. Así, lo novedoso se adosó a la arquitectura preexistente, siendo más superficial que profundo.
La arquitectura renacentista italiana hizo presencia en mayor grado en los Reinos católicos que en aquellos otros que se vieron inmiscuidos de lleno por el bullicio contagioso de la Reforma protestante, en los que se dio preferencia a la arquitectura civil sobre la religiosa, construyéndose más palacios y casas consistoriales que iglesias y conventos. Además, los nacionalismos nacientes fueron promovidos por los reyes, quienes procuraron la aparición de un cierto absolutismo autoritario ante la nobleza feudal de raíz medieval.
Por lo tanto, hubo un cierto influjo de la arquitectura italiana en los otros países europeos que se comportaron a la hora de asumirlo, y hasta de rechazarlo, de formas distintas.

Ver también:
- Arquitectura renacentista francesa
- Arquitectura renacentista inglesa
- Arquitectura renacentista portuguesa: arquitectura manuelina
- La arquitectura renacentista en el Imperio Alemán
- El Plateresco

No hay comentarios:

Publicar un comentario